Oneg Shabat: una historia real

Quizás observas en esta foto antigua unos recipientes de metal y te preguntas ¿de qué se trata todo esto?… Queremos que sepas que allí, dentro de los recipientes se encontraban muchos secretos, mucha información.

Emanuel Ringelblum fue un historiador judío que vivió en la época de la Shoá. Ringelblum vivió en el gueto de Varsovia y sus convicciones judías permanecieron en pie durante toda su vida. Durante los primeros meses de la guerra comenzó su hazaña más grande: la creación del archivo secreto Oneg Shabat. El Oneg Shabat es uno de los momentos que tiene el Shabat,  encontrarse, compartir conversaciones, juegos y canciones.

El archivo de Emanuel Ringelblum recibió ese nombre porque todas las tardes de los sábados, en el gueto, un grupo se reunía secretamente y compartía información de lo que estaba pasando en el barrio y en la guerra. Al principio, los colaboradores reunían informes y testimonios de  personas judías que habían llegado al gueto, y las compartían luego del almuerzo del sábado. Así, Emanuel, junto con sus colegas recogió información y escribió artículos de todo tipo que documentaron la vida durante la Shoá.

La documentación del Oneg Shabat estaba escondida en el gueto y fue preservada en tres recipientes metálicos para leche, tal como se ve en la foto. Uno de ellos fue descubierto en 1946 y el segundo en 1950, el restante aún no ha sido localizado.

¡Manos a la obra!

Esta vez, te proponemos poner manos a la obra, y dejar tu huella tal como lo hizo Emanuel Ringelblum. Para eso, vas a necesitar

  • Una hoja blanca
  • Crayones de colores
  • Tinta china (o témpera negra)
  • Cinta adhesiva
  • Un escarbadiente, un bolígrafo vieja, o algún elemento punzante.

¿Qué vas a hacer? Una obra de arte.

  1. Coloca papel de diario o un mantel sobre la mesa para no ensuciarla.
  2. Pinta bien fuerte con los crayones en la hoja, utilizando la mayor cantidad de colores posibles. Toda la hoja debe quedar cubierta de colores.
  3. Pinta la hoja con tinta china hasta cubrir toda la superficie. En el caso de que tengas témpera negra, primero coloca cinta scotch a toda la hoja para luego pintar.
  4. Deja secar hasta que no manche al pasar la mano (ten en cuenta que a veces puede tardar mucho y en tal caso conviene continuar el próximo día).
  5. Por último con un punzón, una lapicera vieja  o un escarbadiente, puedes dibujar algún secreto o información importante. ¡Vas a notar que tu secreto está lleno de colores!

Compartimos algunos ejemplos contigo. Si quieres puedes buscar un tutorial en YouTube, bajo el título de esgrafiado